Acerca de mí

Mi foto
Soy Mexicana, amo la literatura en general...hablar de letras es hablar de la vida, de la pasion que siento al escribir, desde muy niña. les invito a adentrarse en este espacio poetico donde se encontraran con sus sueños olvidados y volveran a renacer en el maravilloso mundo de las letras, todos los nombres y personajes que aparecen en la escena de cualquier poema o novela son totalmente ficticios, todos fabricados en la imaginacion de esta servidora, cualquier parecido con la realidad es solo coincidencia.

07/04/2012

Pasión en los viñedos (Novela) cap. 3. El reencuentro







 cap. 3.  El reencuentro

Años atrás, en la vieja mansión, nació un bebe varón… al que llamaron Francesco Luciano, ese bebe era producto de la relación que sostenía el Sr Luciano Feromonti, con su dama de compañía, la señorita Melissa Stephens, hija de migrantes americanos. Sostuvieron la relación por años, fuera del matrimonio del Sr Luciano, ella realmente lo amaba, pero el, solo buscaba relaciones placenteras, que le hicieran olvidar un poco la vida cotidiana con su esposa enferma, a quien amo realmente hasta el día de su muerte. Cuando Melissa quedo embarazada, Luciano le pidió él bebe, prometiendo que él se haría cargo de su hijo, pero ella…con la frente en alto, jamás acepto tal propuesta, se quedó en Italia con una tía, hasta que Francesco nació, luego, según contaba la tía, Melissa entristeció mucho, y viajo hasta a América para empezar una nueva vida con su hijo, del que Luciano no volvió a saber nada, aunque lo había buscado por toda Italia.

Ese bebe creció con dos idiomas el inglés y el italiano, cuando tenía 19 años su madre Melissa murió, y él le había prometido en su lecho de muerte, que habría de buscar a su padre en Italia. Eso fue lo que él le prometió, pero  en su corazón solo cabía la venganza, quería ver arrodillarse al viejo Luciano, el hombre cruel que había hecho sufrir tanto a su querida madre…había estado viajando previamente a la provincia Italiana, se había hecho de algunos amigos y conocidos, se había trazado ya un plan… le haría pagar al Sr Feromonti, lagrima por lagrima, le iba a dar a donde más le doliera, su nieta Giovanna.



Lo que no sabía Frank, era que Giovanna no llevaba sangre Feromonti, ella había sido adoptada despues de nacer, su madre era una chica  de familia acomodada, residía en Roma, la Capital, sus padres eran muy amigos de los Feromonti, un día al descubrir su embarazo sus padres la convencieron para que diera en adopción a Giovanna, quedaría con una familia estupenda. Pero jamás le dijeron que era con los Feromonti.

Frank –dijo Giovanna-  cuéntame sobre California, tu familia, tus amigos, no pareces estadounidense, hablas perfecto Italiano. – gracias! Pues veras, que no tengo muchos amigos, y sobre california pues es bellísima, con sus famosas bahías y diversas culturas…ya sabes, por la migración;  y tu familia Frank?...bueno, mi madre murió hace muchos años, y a mi padre no lo conocí…-Frank miro inquieto el reloj- ya van a dar las 7, nos retiramos? -¿Por qué?,-pregunto Giovanna- recordé que tengo que hacer unas cosas, nos vamos? –ella asintió con la cabeza, sintiendo que a Frank le habían molestado tantas preguntas… - se puso el pareo, tomo su bolso y fue hacia el parking, él iba detrás admirando su sensual caminar, ya en el auto ella se disculpó - Frank no sé si sea mi imaginación, pero siento que no te gusta hablar de ti, de tu familia, de tus cosas, por favor discúlpame!, yo solo quería ser amable,-  …así que ‘solo quería ser amable’,- pensó Frank,- está más que claro…es igual al viejo Luciano, son unos hipócritas! , como pudo pensar por un momento que ella estaba interesada en su vida…-no te disculpes Giovanna, de verdad no es eso, es solo que tengo algunas tareas pendientes…además no hay mucho que hablar de mí, ya te lo dije, soy un tipo ordinario, sin fortuna, pero eso sí bastante aplicado en mis asuntos…siempre consigo lo que quiero… -oye, eso fue muy soberbio dijo riendo Giovanna! …te lo parece? …- si! Contesto ella apresurada,  el detuvo el auto, habían llegado a la vereda que da a la entrada de la mansión, ella intento abrir la portezuela, pero Frank se lo impidió poniendo el seguro.- No Señorita, le mostrare que aún hay caballeros en América, el bajo y rodeo el auto para abrirle la puerta , extendiendo su brazo para ayudarla a salir, ella lo beso en la mejilla, -gracias caballero americano…dijo despidiéndose, pero el la tomo del brazo y la acompaño hasta la puerta. La beso suavemente en la mejilla, disfrutando del cálido contacto de su piel, susurrándole un tierno buenas noches, Giovanna!  … ella no sabía porque pero su corazón había sentido un suave aleteo …se sentía tan bien de que Frank la tratase de esa manera…



Pasaban los días y entre la oficina y esa amigable convivencia con Frank, se le fue otra semana… el próximo Lunes tenemos una reunion con los Gerentes, Alessandra,citelos por favor a las 9 en punto en la sala de juntas,- le ordeno a la secretaria.- su mente analítica ya había descubierto fallas en la administración, en ese momento iba entrando Luigi, uno de sus primos, él se encargaba de los asuntos contables, que tal primita, como estas?...que bueno que llegas, necesito hablar contigo de algunos asuntos que no me quedan claro, …mira prima, yo a ti no te daré ninguna explicación, salvo a mi abuelo… y se metió a su oficina dando un portazo. Giovanna furiosa pensaba, estoy harta de esto, alguien les tiene que enseñar a dirigir bien una empresa, ¿acaso no les importa la compañía? Por dios! qué manera de maquillar los balances!, eso es ilegal!

Cuando Gio ya se había ido, Luigi salió de su oficina gritándole a la secretaria, que has hecho Alessandra! Porque  la dejaste entrar a mi oficina? –dijo refiriéndose a Gio- ¿cuantas veces te he dicho que cuando yo no este, resguardes ese espacio, hay documentos importantes, si se pierde algo te hare responsable!  me entendiste?... pero Licenciado, ella traía un duplicado de la llave, tiene de todas las oficinas…! me dijo que el Señor Luciano se las dio. …-maldita sea!, el abuelo ya está viejo no sabe lo que hace!, hablare con el!. ahora Comuníqueme por favor con auditoria, necesito ponerlos al tanto- …y es que Luigi tenia de su lado a unos lacayos auditores, que por jugosas cuotas alteraban los estados de cuenta auditados, a su conveniencia.

Giovanna, iba a decirle a su abuelo lo que había descubierto, pero se contuvo cuando lo vio dormido en su silla mecedora…-mi abue querido- pensó! No se merece a esos nietos, el confía en ellos, no seré yo la que  lo desilusione, lo quiero tanto! Y se acercó de  puntillas dándole un beso en la frente.

Eran las cuatro, había horas de sol por delante, en el verano la noche cae muy tarde y pensó que sería bueno llevar a Livia de compras, y dar un paseo, la pobre se la pasaba trabajando en la viña y en la mansión, y casi no salía, salvo cuando visitaba a sus familiares o se iba de vacaciones a Roma.

Fueron de tienda en tienda, comprando telas e hilos de seda que a Livia le encantaban para bordar, se detuvieron en una heladería, hacía un calor infernal, Gio se había puesto unos shorts blancos y una blusa  beige, anudada al frente, traía un coqueto sombrero de paja con un lazo blanco que hacia juego con su bolsa y sus sandalias romanas. Las mejillas pintadas de un rojo natural por el intenso calor , la hacía verse  como una chiquilla.

Disfrutaba un helado de chocolate con frambuesas, ..cuando de pronto alguien llamó poderosamente su atención…un hombre no muy alto, delgado, sin grandes músculos pero con una voz muy especial ,se sentó a un lado de ella, en la barra de la heladería; pidió un helado de moras para él y uno para su acompañante, una bella mujer, el  traía una camisa blanca de verano y unos pantaloncillos cortos que dejaban al descubierto sus varoniles pantorrillas, la botonadura no llegaba hasta el cuello y dejaba ver los pelos negros  en su pecho que contrastaban con su piel blanca, unos ojos negros rasgados rodeados por tupidas y largas pestañas,  la nariz larga y recta y una barba dejada sin rasurar hacia como tres días, su bella melena, negra  y sedosa hasta los hombros, la brisa que entraba por las ventanas mecía suavemente su increíble cabello, y con esa seductora voz tan ronca...tan  varonil , tan seguro de sí mismo, muy consiente quizá de lo que provocaba en ellas, más de una mujer lo volteo a ver…aparte de Giovanna…y Livia, cuando escucharon su voz las dos se miraron, …era el… no iba a haber en el mundo otra voz igual que aquella, …era el, recordó el encabezado en el diario, ya habían pasado dos semanas, es Virgilio, dijo Livia! … nana, sí, es el pero no quiero que  nos vea, vámonos, Gio le dio la espalda volteando la silla giratoria hacia Livia.  lentamente tomo su bolso  se puso sus gafas de sol y se levantó dispuesta a irse cuando alguien la tomo por el brazo...continua en el siguiente capitulo.