Acerca de mí

Mi foto
Soy Mexicana, amo la literatura en general...hablar de letras es hablar de la vida, de la pasion que siento al escribir, desde muy niña. les invito a adentrarse en este espacio poetico donde se encontraran con sus sueños olvidados y volveran a renacer en el maravilloso mundo de las letras, todos los nombres y personajes que aparecen en la escena de cualquier poema o novela son totalmente ficticios, todos fabricados en la imaginacion de esta servidora, cualquier parecido con la realidad es solo coincidencia.

23/07/2012

El Muelle de Cristal



                                                                  El  muelle de Cristal






Tenia los ojos sorprendentemente bellos, largas y tupidas  pestañas enmarcaban las claras pupilas, grises con tonalidades violetas; poseía unas delicadas facciones,  igual que su boca de primavera; Cesar lo sabia, era el único que la había besado poco antes de irse a Francia, siempre recordaba divertido aquel momento; tenia solo diecinueve años, ahora Christina ya no era una niña… ella también quería volver a  verlo a lo ojos, esos ojos soñadores que jamás olvido.


Habían pasado ocho años tiempo en el cual Cesar termino sus estudios de finanzas en Francia, ahora regresaba a ‘Costa del Sol’ resuelto a tomar lo que siempre había soñado…


Costa del Sol era el emporio turístico herencia de sus abuelos, situado a las afueras de la cosmopolita ciudad de Miami, Florida. Desde lejos podía reconocerse la gran estructura que sobresalía por su tamaño, la famosa ‘Sirena statue, de 15 metros de altura. El emporio contaba con muchas atracciones, el ‘The Big City’ justo en el centro, tenia tres hoteles cinco estrellas, construidos todos en forma circular, cada uno contenía un Restaurant de comida Internacional, y treinta habitaciones, además de áreas verdes.


Mas al norte se hallaba el ‘The Light’, el salón de moda, donde se reunía lo mas selecto de la sociedad y el turismo. El lugar era famoso no solo por los artistas que lo frecuentaban si no por las espectaculares juegos de luces de colores  que sobresalían en medio de la noche creando mágicas figuras ; en ‘The Shop Avenue’s se podía encontrar casi de todo desde souvenirs hasta boutiques y librerías. Al sur, cerca de la costa se encontraba el “The Game’ , lugar de esparcimiento para toda la familia equipado con un moderno Spa, dos canchas de tennis, un casino y amplios jardines, y el “Square’ que era una especie de ‘ fun-museum’ para niños, con videojuegos y maquinas tragamonedas sin faltar una pequeña cafetería que deleitaba a los mas pequeños con hamburguesas y helados. Al oeste se hallaba el campo de golf  donde se había construido un lago artificial; y más allá  ‘La Cabaña’, un gran restaurante construido con cañas de bambú  y  techo de palma, tenía una maravillosa vista al lago en el cual se deslizaban además de los blanquísimos botes y lanchas de paseo, algunos patos y cisnes. El ‘The Summer’ era nada menos que un área para jóvenes que gustan del surf, tenía un equipo de buceo, salvavidas, renta de tablas de surf y equipo. Cerca  de alli se hallaba un gran salón de fiestas donde se realizaban también exposiciones de la ciudad o congresos;  y la atracción mas taquillera, sin duda era ‘El Muelle’ construido con material rocoso y transparente, quinientos metros mar adentro desde la costa, el piso de cristal de 18 centímetros de espesor y a los lados del singular muelle se encontraba un pasamanos con cuerdas de acero y dos telescopios situados a cada uno de los lados, todo esto embellecido por un  pequeño restaurante situado al final del muelle, sobre un gran plataforma, alli se podían degustar las delicias del mar mientras se admiraban a los peces bajo los pies, y cuando llegaba la noche, la cabaña servía como cálido refugio para enamorados, como podía olvidar Cesar, que fue justo sobre el muelle de cristal donde Christina y él se vieron por ultima vez antes de partir a Francia…pero eso ya formaba parte de un pasado doloroso, cuando se entero que su casi hermano Carlos y ella se veían…


Eso era pasado y no valía la pena pensar más en eso, se dijo- mientras miraba el horizonte plegado de gaviotas y algún barco, embelleciendo aun más el emporio turístico más grande de América.


Todo eso tenia ‘The Summer City’ y Cesar lo había heredado todo, sabia que tenia una gran responsabilidad por mantener y progresar lo que su abuelo le había confiado. Se había graduado con honores en Notre Dame, con una maestría en finanzas y además del idioma ingles, portugués y español, había perfeccionado ya el francés, en Paris, a pesar de ello era un joven sencillo y sin pretensiones. Se decía un solitario, aunque se rodeaba de gente todo el tiempo; sobre todo de mujeres, le gustaba coquetear con todas pero de ninguna se había enamorado, Cesar era muy selectivo, si acaso había tenido dos o tres novias ‘formales’ las habría abandonado por posesivas, superficiales y ambiciosas, esto le había contado a Diego, su inseparable amigo de la infancia, que había estado al frente del emporio, desde que el abuelo de Cesar había muerto. Los padres de Diego querían a Cesar como a un hijo, ellos se habían encargado de criarlo cuando sus padres murieron en aquel accidente, y el cariño era mutuo, Cesar también los quería, y a los hermanos de Diego como si fueran sus hermanos, habían pasado algunas navidades juntos cuando niños, pero desde que había partido a Francia, solo habían hablado por teléfono en ocasiones especiales, se había propuesto no regresar hasta graduarse.  Ahora se encontraba viviendo en casa de diego y sus padres, desde alli se comunicaba a las oficinas del emporio, no había querido regresar a la vieja residencia, después de todo estar allí no era tan grato, sobre todo si estaba solo.  Había arreglado detalles para visitar las oficinas, terminaba de colgar el teléfono mientras Margareth, la madre de Diego entraba sonriente, -¿Cómo estas hijo?-pregunto Maggie, cariñosamente, bien contesto Cesar dándole un beso en la frente –… ando un poco desorientado, necesito ponerme al corriente para conocer las cuestiones administrativas y todo eso; -te preparare un café como te gusta!, Maggie, tu siempre tan consentidora, es que eres como otro de mis hijos, dijo ella -mientras iba hacia la cocina y en minutos le llevaba la humeante taza que puso sobre  la barra. Cesar se coloco frente a la ventana mientras disfrutaba a sorbos aquel delicioso café con un toque de canela;  te ha quedado delicioso! Exclamo- mientras miraba hacia la calle,  de pronto vio a una chica caminar de prisa por la acera, iba muy pegada a la ventana de la cual Maggie había corrido las cortinas para dejar que entrara la luz del sol, por inercia ella giro la cara y …se miraron, fue una fracción de segundos, sus miradas como cuchillos se clavaron al unísono, …era ella, tenia que ser Cristina Montes de Oca, recordaba muy bien su cara, aunque ahora se viera endiabladamente hermosa, ¿Quién es ella? –Pregunto Cesar a Maggie- esa chica es la secretaria de mi hijo Juan Carlos, pasa por aquí algunas veces para recoger algunos documentos y llevarlos al despacho, en ese momento sonó el timbre de la entrada, - es ella-dijo Maggie, iré a  abrir.  Cesar se levanto despacio no quería especular, salir de dudas era lo mejor , si era ella, iba a sacarse la espina que hacia tiempo “Crys”- como solía el decirle-, le había clavado en el corazón, no supo porque pero su respiración se  agito y sintió que no estaba preparado para enfrentarla, recordó cuando él le había robado el beso y  ella lo abofeteo tan fuerte que solo había conseguido que la deseara mas, Cristina no era la chica mas popular en la preparatoria, tampoco la mas bonita, aunque para El no había en el mundo otra como ella… pero tenia fama de insoportable y pedante, los chicos no se le acercaban, Cesar había sido muy osado aquella tarde en el patio de la escuela, junto a la fuente, fue alli donde la vio tan cerca por primera vez, ella caminaba  hacia la biblioteca con dos libros en la mano, Cesar se acercó sin timidez; no era un fanfarrón ,pero si muy seguro de si mismo, hola!- Le dijo-, y ella giro el cuello en dirección contraria para no verlo. El recordó como sus amigos se habían burlado de el cuando  ella lo había humillado dejándolo con la mano extendida, pero Cesar no soportaba la humillación y menos de una mujer, a su edad ya las tenia a montones y sabia someterlas, a él le gustaba que lo atendieran, que se quedaran boquiabiertas cuando el pasaba por su lado o las saludaba, y Cristina no iba a ser la excepción, camino detrás de ella alcanzándola y la tomo por el brazo, ella apenas tuvo tiempo de poner las manos sobre el pecho de él, la apretó y la beso a la fuerza, sometiéndola, ahogando su reclamo con sus besos, la soltó cuando sintió que le faltaba el aire y  una saeta le cruzo la cara, que después le ardía intensamente, él se quedo mas confundido que nunca, sobándose la mejilla, sintió que ella le correspondía el beso, lo que vino después fue un enamoramiento pasajero, al menos eso creía el, cuando se hicieron novios y comenzó a sentir necesidad de ella, de su compañía de sus palabras y caricias, quería estar todo el tiempo con ella- y es que al renegado Cesar nunca le había sucedido eso con ninguna- y ya he dicho que las tenia a montones!- así que se invento una excusa’ para no enamorarse mas y sin embargo …no quería recordar mas,!  Eso ya pertenecía al pasado, ahora tendría una nueva oportunidad si era ella… muy dentro de si mismo anhelo que así fuera.


Por la tarde, en las oficinas, cesar deliberaba con los gerentes sobre el nuevo concepto del centro turístico, quería cambiar algunas cosas; pensaba ampliar el horario de visitas de los turistas y disminuir el de los empleados estableciendo dos turnos; creía firmemente en el recurso humano como la primera fuerza de cualquier compañía. Mas tarde fue con Diego a revisar detalles con la administración para la contratación de nuevos empleados y le asigno el cargo a Diego como subgerente del departamento. Diego había estudiado Administración en Harvard, era un chico brillante y emprendedor y Cesar lo sabia. Eran las nueve de la noche y acordaron ir juntos al the Light, Cesar echaría un vistazo al funcionamiento del salón y de paso conocería a nuevas chicas… -sabes que casi ni bailo dijo Diego, y luego me robas a mis conquistas - !bromeo!- mejor te espero en la casa y luego me cuentas como te fue, -esta bien contesto Cesar, tu te lo pierdes- ya sabia que Diego era,… no aburrido pero si demasiado tranquilo en cuestión de diversiones y mujeres. Cesar subió a su auto y enfilo hacia el The Light, una vez dentro, se acercó al bar, allí estaban dos chicas que parecían estar esperándolo, Joe, el barman le hizo una seña, mientras ellos hablaban, las dos chicas se presentaron, -que bien te ha sentado Europa Cesar! – el casi no las reconocía hasta que ellas riendo dijeron su nombre, - somos Sara y Kathy, tus inseparables amigas de la preparatoria!  Se abrazaron y saludaron cariñosamente, Cesar miraba a Kathy boquiabierto, siempre había sido guapa y él había admirado su belleza, pero ahora se veía mas sensual que nunca, en ese mini vestido rojo entallado al cuerpo, admiro su tez morena, con el pelo color azabache crecido hasta la cintura, y con ese dramático maquillaje que llevaba en los ojos!, tan negros y brillantes y su estatura de uno setenta y cinco que imponía a donde quiera que Kathy fuese, por suerte él era mas alto que ella -de pronto alguien invito a bailar a Kathy y Sara aprovecho el momento tirando suavemente de la mano a Cesar para llevarlo a la pista, ya en  movimiento Sara atrevidamente le rodeo el cuello y lo beso en la boca, como cuando adolescentes, …-Sara es una coqueta y Kathy muy liberal… que hare con las dos? –se pregunto pícaramente, mientras disfrutaba del calor de aquel beso. Luego la aparto firmemente, haciendo que ella se resistiera a dejar de besarlo, -no seas impertinente Sara! Sabes que no me gusta. -¿no me digas que te has convertido en un tímido aburrido? No lo soy- es solo que no me gusta sentirme acosado, me has besado atrevidamente, y a mi me gusta ser el que tome la iniciativa, al decir esto, la pego con violencia a su cuerpo y la beso de tal forma que ahora fue ella la que lo empujo para tomar aire, que te sucede Cesar?¿prefieres a una de esas mojigatas que no levantan la vista del suelo hasta que un hombre se lo ordena?, Bien sabes que no, Sara y ya cállate que me enfadas,- la melodía se detuvo y Cesar miro de reojo a Kathy que iba caminando de espaldas hacia una de las mesas, Sara fue al bar a refrescarse tomándose una bebida, mientras comenzaba otra melodía, Cesar le pidió a Kathy bailara con el, ya en la pista, ella descubrió un pequeño lunar en el cuello, se mojo los labios con la punta de la lengua, se acercó y le dio un mordizco , Cesar la aparto bruscamente, -no hagas eso!- Kathy se reía, me gusto tu lunar, eso es todo! -bueno, ¿Qué les sucede a ustedes dos, no podemos bailar y divertirnos sin que me sienta acosado?, no exageres, dijo ella aun riendo, te has puesto muy serio! ¿Por qué cambiaste tanto? –no he cambiado, soy el mismo dijo el-…pero por supuesto que no era el mismo, ni físicamente, no quedaba nada de aquel chico de diecinueve años con cara de niño bonito, ahora era un hombre, su piel morena mas por el sol que tomaba que por tez natural, brillaba bajo las luces del lugar, su cuerpo ejercitado mostraba los marcados músculos del estomago y los brazos, Kathy se pego a su cuerpo abrazándolo de la cintura, recostó la cabeza en su hombro y se embriago son su elegante agua de colonia francesa…Cesar  no era de piedra, y la abrazo apretándola a su cuerpo, era excitante sentirse tan cerca, el la tomo por el  cuello y la beso apasionadamente… Kathy le gustaba, pero no tanto como para comprometerse, ella era un tanto superficial y vanidosa, casi como todas, -pensó- pero necesitaba a alguien a su lado, aunque no fuera la hermosa mujer que el había fabricado en sus sueños… siguieron bailando y cesar le dijo algo al oído…momentos después del calor de las copas salieron con rumbo al departamento de Kathy, donde hicieron el amor hasta el amanecer, cuando Kathy despertó a cesar, -tienes que irte ya! Hoy vienen mis padres a visitarme! date prisa por favor- Cesar apenas tuvo tiempo de darse una ducha y vestirse, Kathy lo despidió en el ascensor, -bye cariño, nos vemos otro día?, -no lo se -dijo Cesar, voy a estar tan ocupado, pero si hay tiempo yo te llamo…


En el auto, camino a casa, se sintió tan desgraciado, no quería volver a irse a la cama con otra mujer a la cual  no amara, siempre era lo mismo, el mismo juego, conocía a una chica, la besaba, se apasionaban y terminaban en la cama, y cuando ellas lo buscaban de nuevo , él debía salirse por la tangente diciéndoles que no tenia tiempo, o haber hecho suya la trillada frase, ‘luego te llamo’;  Pero algo iba a cambiar el rumbo de sus aventuras, ese mismo día.


Llego a casa, donde ya lo esperaba Maggie,  -que bueno que llegas hijo, siéntate, ahora mismo te sirvo el desayuno- el agradeció a Maggie saludándola con un beso en la frente,  en el comedor se encontró con Augusto, el padre de Diego,- como van esos negocios!-, dijo este, abrazándolo, - ya están diseñado el nuevo concepto del club, espero que todo vaya bien!, desayunaban un delicioso omelet  con espárragos y jamón, cuando llegaron Diego y su hermano Carlos,  este ultimo tenia fama de prepotente, Cesar recordó que casi siempre tenia problemas con el cuando adolescentes, por su carácter difícil y sus exigencias, cosa que a su padre Augusto nunca le había incomodado, por el contrario, decía que tenia el carácter de un líder. Diego tomo su lugar en el comedor, -Carlos, desayunas con nosotros? –dijo Maggie- ¡ no madre, he desayunado ya, gracias, solo vine a recoger unos documentos, Carlos era agresivo como abogado, por algo llevaba quince años al frente de la firma, fundada por su padre, mientras Carlos subía la escalera, Augusto que estaba frente al pasillo de la entrada vio acercarse tímidamente a  la secretaria, Buenos días! –dijo ella- y al instante a  Cesar el corazón le dio un vuelco… supo que era ella, la misma dulce y sin igual  voz de Cristina, alzo la vista y la vio allí con ojos fundiéndose en los suyos, todo a su alrededor desapareció por completo, todo lo que entraba en el campo visual de Cesar era ella;  le pareció  impresionantemente bella igual o mejor que cuando la tuvo cerca tantas veces… enfundada en una blusa de seda rosa y una entallada falda  que dejaba ver sus femeninas formas, y Cesar la recorrió toda con la mirada, …acercate muchacha, voy a presentarte a este joven que es como otro de mis hijos, dijo Augusto. Cristina se acercó y su mirada se fundió en la de Cesar, mientras Augusto los presentaba ella escucho con desilusión la frase de Cesar, que fingiendo que no la conocía le dijo solemnemente,- el gusto es mio señorita Montes de Oca,- pero Cesar no pudo disimular su inquietud al ver otra vez de cerca a aquellos ojos, y se había quedado congelado, Vámonos! –interrumpió Carlos-… se hace tarde, compermiso señores, tomando del brazo a cristina que por momentos sintió que se perdía, se escucho el portazo que Carlos había dado para mostrar su disgusto por el regreso de Cesar, a quien llamaba ‘bastardo’, era claro que nunca se habían llevado bien. -¿Qué te pareció hijo? –dijo Maggie, -es bellísima-¡Diego se reía, ¿ y tu de que te ries a ver? Le dijo Cesar,- …es que por la cara que puso ella creo que piensa lo mismo de ti, pero es tan fría y orgullosa que se cree que nadie la merece, -no digas eso Diego ¡ lo reprendió Maggie, es solo una chica que se da a respetar,…-Bah! Exclamo Diego- esas ya no existen mama! Esta chica lo que tiene es una soberbia infinita, no se como mi hermano Carlos la soporta, yo ni de secretaria la querría cerca…Cesar se quedo serio, no la había olvidado ahora lo sabia, verla le avivo los recuerdos intensamente, tendrá novio?-pensó- ignorando lo que Diego decía.


Al día siguiente muy temprano, se dio un baño, desayuno y salió rumbo a la oficina, alli se encontró a Diego en recursos humanos, comenzaban a llegar los candidatos para cubrir las vacantes, y así fueron atendiendo uno a uno, Diego tomaba las entrevistas y Cesar revisaba y checaba documentos, de las contrataciones se encargaría el mismo, debía asegurarse que fueran aptos para el puesto que aplicaban. En eso se les había ido casi todo el día faltaba solo una hora para cerrar las contrataciones cuando  de pronto entro Diego como un rayo a su oficina, Cesar! -¿Qué crees?-, la orgullosita esa vino a aplicar para secretaria administrativa, ¿Qué? –pregunto Cesar incrédulo- …si, Crystina, la belleza que te dejo frio con sus ojazos, la recuerdas? si,  pero ¿Qué hace ella aquí? ¿ no trabaja con tu hermano?, -no se- dijo riendo Diego, quizá ya se harto de ella y la corrió, esto si que es noticia! –ponte serio Diego!, hazla pasar, yo le tomare la entrevista!


Señorita Montes de Oca?...soy yo agrego Crystina, levantando la mano para hacerse notar entre las candidatas que aplicaban para el puesto, -por aquí por favor, dijo Diego, mientras caminaban por el pasillo, ella delante de él, y este se dio cuenta porque Crystina era tan orgullosa… Su cabello recogido hacia  atrás con una graciosa peineta gris hacia juego con la falda que entallaba su cuerpo y el suave perfume de flores que usaba debía ser el mejor del mundo…ya nos conocimos verdad? Entonces vamos a tutearnos, te parece? dijo el, sonriéndole seductoramente-. …no señor, no es apropiado, -porque no?  ¿Qué tiene de malo? – estoy en una entrevista de tipo profesional, espero que usted también lo sea Diego,- …caray! –pensó el-que antipática es, esta bien!, -afirmo Diego- le hablare a su manera-  …Señorita Montes de Oca, -dijo levantando el tono de  voz- espere aquí por favor,- casi le ordenaba-,no me hará la entrevista? –ni loco! me congelo frente a usted, es un iceberg, si por mi fuera le diría que no se molestara, yo contrataría a personas mas amables! - es usted un grosero!...-si lo soy!, espero que no congele usted al Sr de la Peña, él le hará la entrevista,- dijo cerrando la puerta.


Crystina saco un pañuelo y seco el sudor que había en su frente, estaba exaltada, nerviosa, no sabia si era por la entrevista con Cesar, el que le había robado el beso aquella tarde junto a la fuente, o por la discusión con Diego. Se sentó en la silla, cruzo la pierna, mientras movía   la punta del pie de un lado a otro, no sabia que una cámara grababa cada uno de sus movimientos, Diego la observaba a través del monitor en su oficina, Caray! que bella es, tan diferente a las demás, y a la vez tan odiosa, a él le habían enseñado a respetar a las mujeres pero jamás a dejarse dominar por ninguna, eso le había dicho su padre siempre!  Habían pasado diez minutos y por fin entro Cesar al cuarto de entrevistas, cerrando la puerta tras de si, -¡buenos días!- señorita Montes de Oca, como ya nos conocemos iré al grano, dijo el secamente. Ella se revolvió en la silla incomoda, no estaba acostumbrada a ver a Cesar de esa manera, parecía enojado, por un momento creyó que el la miraba con cierto deseo… bah!solo hace su trabajo, -pensó ella-  Cesar ni siquiera me recuerda- no sabia si lo lamentaba o si lo pensaba para calmarse a si misma. ¿Cuándo comenzó usted a trabajar con Carlos?...hace dos años aproximadamente…-¿Qué trabajo desempeñaba alli? …archivar y documentar los diferentes casos de apelaciones, demandas, testamentos, además de organizar la agenda del se…  -¿su relación con Carlos era estrictamente profesional? –Pregunto Cesar encimando las palabras sobre las de ella sin dejarla terminar la frase,  - Cristina comenzó a irritarse, hizo una gran pausa…en la cual sus miradas se encontraron de nuevo, ella se mordió el labio inferior al tiempo que admiraba sus anchos hombros, pero reacciono enseguida-¿Por qué debo contestar a esa pregunta?  …porque es parte de la entrevista, señorita.  …bueno si, era una relación estrictamente profesional, -casi se atragantaba al decir esto, y esperaba que Cesar no hubiera notado su nerviosismo- por ultimo, ¿Qué motivos tiene usted para abandonar su trabajo con Carlos, según se él le paga muy bien, …bueno solo cuando trabajo horas extra, asistiendo a mi jefe en uno que otro juicio, pero en si, el ambiente ya me es aburrido, yo…  yo quisiera desarrollarme en otro tipo de ambiente, donde pueda aprender cosas nuevas y crecer. – esto ultimo lo había dicho con tal convicción que a Cesar no le quedo de otra mas que tomar ‘su oportunidad’ de estar cerca de la fiera Cristina Montes de Oca…- he revisado ya su curricular, dijo Cesar y creo que usted aplicaría pero para mi asistente personal, …asistente? –pregunto titubeando ella-,si, mi asistente personal, es decir, me acompañaría usted a los viajes dentro y fuera del país, además de organizar las juntas y eventos del centro turístico, -después el menciono una cantidad de dinero que seria su sueldo mensual, y ella acepto de inmediato, eso significaba la solución para su principal ‘problema’- …entonces el empleo es suyo, dijo Cesar extendiendo la mano para cerrar el contrato, nos vemos el lunes a las 9: am, él le abrió la puerta saliendo detrás de ella, y admiro una vez mas la belleza de su delicada figura, ya en el parking, estaba a punto de subir a su auto cuando la sujetaron por el brazo con violencia! -¿Qué haces aquí? Pregunto Carlos exaltado-  nada! exclamo Cristina que  buscaba la llave en su bolso con desesperada torpeza, Carlos le arrebato el bolso, -¡mirame a los ojos cuando te hablo! –grito enfurecido- ¿dime que hacías ahí en contratación?...Carlos, yo! Ya no puedo con esto por favor, ya no podemos…-te pregunte a que viniste, contéstame!...he hallado otro empleo, voy a dejar el despacho,- contesto ella- sin atreverse a mirarlo a los ojos, intimidada por la poderosa cercanía de Carlos,  -el tomo las llaves del auto y abrió la puerta, …entra!  - el la tomo por la cintura y casi la aventó dentro del auto, manejo por la autopista acelerando cada vez mas, mientras ella trataba de calmarlo, Carlos ten cuidado,! Por favor, -llegaron al departamento  que alquilaba Cristina, , mientras llegaban al ascensor, ella comenzó a llorar, el la tomo por la cintura y la beso apasionadamente; el abrió la puerta y entraron, alli  la desnudo y la hizo suya, como tantas otras veces, sin darle explicaciones, solo porque  el la necesitaba y ella debía estar disponible para el; luego, fumándose un cigarrillo, Carlos le dijo que la amaba, le prometía que iba a divorciarse de su esposa, ¡ no, Carlos, ya no, es demasiado tarde, ya no te amo, te espere demasiado, te pido!...no! te exijo!! Que te vayas y no vuelvas! - grito ella furiosa- cuando el salió, ella se derrumbo llorando, mas tarde, tomo un baño y durmió, al día siguiente  llamo a sus dos mejores amigas, quedaron en salir a bailar, aunque no se sentía nada bien como para conocer nuevos prospectos. Mientras se acomodaban en una mesa, Cristina vio a Cesar de la Peña, nada menos, su nuevo jefe, recorrió con la mirada su varonil figura,  Brenda y Johanna, habían ido al bar, dejando sola a Cristina que miraba embobada cada movimiento de Cesar, de pronto el giro el cuello y la pillo viéndolo; la reconoció enseguida, levantándose de la silla y acercándose a ella, su maltratado corazón latía a toda prisa, intentaba disimular su nerviosismo, se sentía tan confundida, no podía creer que fuera el, cuando iban en la prepa no se veía tan espectacular pensó- aunque eso no importaba cuando el la beso a la fuerza, aquel día, él no lo sabia pero Cristina pensó en eso mucho tiempo, lo deseaba en secreto, a veces pasaba a propósito a su lado o se encontraban de frente ‘casualmente’, y cuando novios recordó lo impredecible que era… ¿porque si la amaba como se lo había hecho sentir tantas veces la abandono por otra?, solo quería lucirse ante sus amigos ,- pensó - era un estúpido vanidoso, aunque ahora, quizá fuera diferente… Se saludaron en el momento en que llegaban Brenda y Johanna, que quedaron impactadas cuando Cristina los presento, ellas reían mientras él contaba su mejor repertorio de chistes, Cristina se puso seria, un poco distante y triste, su experiencia con Carlos, no le permitiría confiar de nuevo en un hombre,  - pensó -, mientras la atrevida de su amiga Brenda tiraba de la mano a Cesar para bailar con el, ya en la pista Cesar abrazo a Brenda y miraba a lo lejos a su Crys, -¿Qué le pasa? Pregunto - …termino con su novio, -dijo, Brenda- …la pobre! -Su ex, debe estar ciego para dejarla ir, es tan bella! - dijo Cesar-, no esta ciego, …esta casado,- dijo Brenda,- el la sedujo con la promesa de que la amaba  y que su matrimonio ya estaba roto, luego de un año , ella descubrió que todo era mentira, el y su esposa llevaban una vida normal, se habían ido juntos de viaje de aniversario, y tuvieron a un bebe y Cristina solo fue un juego en la vida de él, y esta tan afectada que creo que no volverá a confiar en ningún hombre en mucho tiempo… -Cesar la escuchaba sorprendido, no podía creer que Cris tuviera un amante…recordó la entrevista y lo nerviosa que ella se había puesto con algunas preguntas, -era un caballero, pero la curiosidad le gano, -¿tu sabes quien era su novio?, …bueno, voy a pecar de indiscreta, se llama Carlos, y no diré mas!…con eso es suficiente, -pensó Cesar- se había quedado mudo, intentando asimilar tal información, termino la melodía y Cesar busco a Cristina, -¿quieres bailar conmigo? O me retiro ya!, bueno, si, gracias! Contesto ella- pensando que seria una falta de respeto desairar a su nuevo jefe, al menos tenia que ser cortes… al ritmo de una suave melodía las parejas comenzaron a moverse muy lentamente, el brillo de las luces se hizo tenue, dejando que reinara una  cómplice oscuridad…Cesar la tomo de la cintura y la acerco a su cuerpo, ella puso sus brazos en los hombros y comenzaron a bailar tan suavemente que Cristina sentía que perdía el equilibrio, sus rostros estaban tan cerca, la cabeza de ella a la altura de el pecho de él, que observaba impresionado aquel rostro que amaba tanto; la miro ausente, triste y desolada…-¿todavía lo amas?, -la pregunta la había tomado por sorpresa, y abrió los ojos como platos, pero recupero el aplomo…-¿a quien?-¿a quien va a ser? a tu novio, o, ¿no tienes novio?...no tengo novio,! Dijo ella- atropellando las palabras y evadiendo aquella mirada;  Sin duda es una mentirosa-pensó Cesar- …-¿desde cuando? –bueno, yo…no quiero hablar de eso, por favor…-esta bien, -dijo el- dime porque estas triste, quizá pueda ayudarte…-¿ayudarme,…a que?, -a olvidar, Cris, a olvidar… -ella lo miro incrédula, nunca pensó que la llamaría Cris, como solo el solía hacerlo - ¿acaso Cesar  leía sus pensamientos?, quería disimular su tristeza, pero la letra de la canción se había metido en su alma, y le dolía; le dolía recordar que ella también lloraba por amor, se le formo un nudo en la garganta y tenia los ojos brillantes, conteniendo las lágrimas, pero esas lágrimas no eran por Carlos,   Cristina recordó lo difícil que fue tener que olvidar a ese amor de juventud, y aunque lo había negado muy dentro de su corazón sabia que nunca lo olvido, no supo porque Cesar la abandono por otra, para luego irse con esa otra al extranjero, y ahora que el destino lo traía de nuevo a sus brazos, debía hacerlo a un lado, y analizar sus circunstancias, debía actuar como una adulta y esconder sus sentimientos…la música suave hizo que ella  lo  abrazara y escondiera la cabeza entre su pecho…así él no la vería llorar…Cesar la abrazo aun mas, y acercando sus labios a su oído le dijo muy despacio, …llora! Se cuanto te duele Cristina, …llora, y ella lo hizo, pero no estaba sola, Cesar le hizo sentir que desde ahora no lo estaría nunca, ella sintió que el calor que le brindaban sus  brazos abrigaba también su corazón, la música apagaba los sollozos que solo Cesar podía oír…la melodía termino y ella lo miro a los ojos, esos ojos que la habían seguido tantas veces en el patio de la escuela, junto a la fuente, donde solía sentarse entre clases…  - quiero ir a casa Cesar, me siento un poco mareada, - dijo ella-,debió ser la bebida, - Cesar la llevaba del brazo hasta el auto, ya en la puerta del departamento Cesar le beso sorprendiéndola, haciéndole recordar aquel beso robado, ella intento resistir sus caricias pero la razón no se llevaba bien con lo que estaba sintiendo, no supo bien que fue, si el calor de la copa, la brisa de primavera, la música lejana que se iba perdiendo con cada caricia, con cada beso, lo que la doblego completamente, solo tuvieron tiempo de cerrar la puerta y acomodarse en el sofá, lo demás fueron salvajes sensaciones, sentimientos que creía perdidos y esa noche se entrego a Cesar completamente.


 Pasaban los días entre monótonos e ilusorios, lo bueno es que aun creía en el amor…pero ¡que diablos! Ella no debía enamorarse otra vez de Cesar, ni de Carlos, ya no debía amar, ya no!


El llanto de un niño la saco intempestivamente de su monologo. Debía arreglar sus cosas y comprar algo para sus padres, solía ir una vez por mes a Tampa.  El domingo Cristina fue a  visitarlos, allí paso el fin de semana tratando de olvidarse un poco de lo que dejaba atrás, sonó su celular…era Cesar, hola, Cristina, como te has sentido? Me quede un poco preocupado ayer estabas mareada recuerdas? –oh! si,  creo que fue la copa que tome no estoy acostumbrada, no te preocupes, quiero que sepas que lo que paso esa noche fue…fue un error, - un error?-pregunto Cesar- para él había resultado mágico, la amaba, ahora lo sabia, si tenia alguna duda ahora lo había confirmado; no era tan absurdo que después de tantos años aun existiera ese amor dentro de el? Nunca debí haberme separado de ella, -pensó- ya no quiero hablar de eso,- agrego tajantemente Cristina- …quisiera que pudieras confiar en mi, como un amigo , recuerda que vamos a trabajar juntos,-a mi no me gustaría mezclar de nuevo mi vida personal con la profesional, y quisiera que respetes eso,-escucha!,- dijo Cesar- si lo hiciste en el pasado yo no te juzgo, solo quiero que sepas que estaré aquí, cuando quieras hablar, sentirte acompañada, no estas sola Cris…- lo se,! -agrego ella- Muchas gracias, lo tomare en cuenta.  Puedo verte hoy? Me gustaría llevarte a conocer ‘the summer city’, me imagino que has ido en plan turístico pero quiera que conocieras mas a fondo su funcionamiento, lo digo, para que te vayas familiarizando con tu nueva empresa -por supuesto que era solo un recurso para volver a verla, el lunes se le hacia a Cesar mas lejano que el fin del mundo-…no! –contesto ella-  voy rumbo a casa de mis padres en Tampa, nos vemos el lunes;- entonces no me queda mas que desearte que pases un buen fin de semana-! Cuando ella colgó, él pensó que iba a ser el mas largo y aburrido, de pronto ella hacia que girara todo su mundo, pensaba invitarla a recorrer las calles de Miami, platicar de sus nuevos proyectos, visitar lugares del centro turístico,…me estaré haciendo ilusiones con ella de nuevo? –Pensó- no! –el recordó  que quizá no habría olvidado a Carlos y aunque así hubiera sido…cuando Cristina le dijo que no iba a mezclar su profesión con sus sentimientos, si él lo intentaba ella saldría corriendo de su lado,  se propuso no entrar en ese terreno, de hoy en adelante la trataría solo como a su asistente y si acaso le brindaría su amistad, no podía a ser de otra manera.


Eran las 10.30 de la mañana, le había hablado a Diego de ir al club de tenis, hacia mucho que no jugaba, iban saliendo de la casa  cuando Cesar vio a Carlos llegando con su esposa Monique y él bebe en brazos, Cesar se adelanto no quería toparse con el, no soportaba su sonrisa de izquierda…la misma que ocultaba su doble vida. Diego se acercó a saludarlos, y Carlos, al ver la mochila deportiva y las raquetas, pensó que un juego de Tenis seria una buena oportunidad para conversar con Cesar y salir de dudas de una vez por todas, el sospechaba  que era por Cesar que Cristina lo había abandonado, - en ese momento salía Maggie a recibirlos,  mientras ellas y él bebe entraban a la casa Carlos ya caminaba hacia el auto…Cesar apenas lo saludo, y no hablo en todo el camino,  ya en el vestidor, pensó en Cristina- ¿se acordaría de el? como estaría sufriendo –pensó- le hervía la sangre al tener frente a el al causante de aquel sufrimiento. Habían crecido juntos, casi como hermanos, pero a diferencia de Diego, Carlos siempre había mostrado arrogancia desde pequeño, había sentido celos de Carlos.  Mientras Diego y Carlos se acomodaban en la cancha, Cesar le dio un trago a su botella de agua energética, momentos después Diego salió del juego abatido! Ni hablar- mi hermano Carlos es un buen tenista, te toca! –le dijo a Cesar dejando la raqueta en sus manos, …el primer set se lo llevo Carlos, alardeando de su destreza con la raqueta y con las mujeres! …Cesar pensó- mas vale que le gane el segundo si no va a estar insoportable! Carlos no sabia porque Cesar le pegaba tan fuerte a la pelota, y todas iban en dirección a su cabeza…-¿no sabes jugar? –grito Carlos desde el otro lado de la red,  tal parece que quiseras matarme!...-si quisiera matarte ya lo habría hecho no crees? –respondió Cesar- Acaso te ha molestado el comentario de mi destreza con mis mujeres? Grito Carlos, acentuando la frase ‘mis mujeres’,…Cesar apretó la mandíbula, no me interesan tus mujeres, me interesan las mias, contesto Cesar…pensando en Cristina!  Carlos estaba furioso…y soltó la pregunta a bocajarro…-¿Cómo quien? ¿Cómo Cristina?, -¿es ella es tu problema?, -pregunto Carlos, fulminando con la mirada a Cesar desde el otro extremo?, Ella es tu mujer? No lo sabia, Cesar lanzo la raqueta al suelo y camino hacia la red, Carlos hizo lo mismo…todo sucedió en segundos, se liaron a golpes, mientras Carlos repetía una y otra vez, …esa mujer ha sido mia y lo seguirá siendo..! Diego intervino sin poder creer lo que escuchaba, cuando Carlos se fue, Diego pregunto- es verdad lo que oí? Eran amantes? …lo dijo el, no yo!...dijo Cesar lavándose la magulladura del pómulo derecho, pero te pido que no la juzgues a ella, solo fue una victima…-aquí la victima es Monique, la pobre adora a mi hermano! Dijo Diego- espero que nunca se entere!.


Cesar se pasó el fin de semana en la oficina, quería poner en regla algunas cosas. El lunes llego por fin y  Cristina llego a la oficina media hora antes,  tenia que dar una buena impresión, mientras recorría  el largo  pasillo, recordó a Cesar, la maravillosa sensación de sentirlo tan cerca dos noches atrás, recorrió  la sala de recepción, la oficina de Diego y la de Cesar, debía familiarizarse pronto, escucho ruido en la entrada, era Diego que llegaba impecablemente vestido, con su traje de raya ingles y camisa blanca, su cabello rubio castaño en un moderno corte, y un bolso de piel colgado al hombro, parecía un alto ejecutivo de Wall Street; …cuando el vio a Cristina, ni se inmuto, al menos esa fue la impresión que le dejo a ella; -buenos días señorita Montes de Oca,  -la saludo  fríamente mirando unos documentos que traía en la mano, ella se sintió ignorada totalmente, la hizo sentir ridícula, ella habría mostrado alegría al verlo, y la dejo sonriendo alli junto a la puerta envuelta en sus pensamientos, el entro a su oficina pero al rato salió de nuevo ordenándole,- venga conmigo, le mostrare su área de trabajo, era un cubículo pequeño pero bien equipado, ya estaba esperándola una montaña de trabajo que debía revisar y archivar, entre otras labores administrativas, a la hora de salida…Diego la miraba a través de la ventana que daba al parking, con cierto rencor; ella abordo su auto y se fue. En casa de Carlos se libraba una batalla, Monique y Carlos discutían por cualquier cosa, mas por el fuerte temperamento de él, que últimamente estaba a flor de piel por la idea de sentirse abandonado por una mujer, la extrañaba mucho últimamente y su orgullo de hombre no iba a salir herido… fue a buscarla esa noche, aparco el auto un poco lejos y mientras caminaba hacia el departamento vio encendidas las luces en la terraza, era casi imposible a esa hora…a menos que Cristina tuviese compañía… toco el timbre y a través del interfon hablo, -abreme mi amor, tenemos que hablar,le dijo el- no Carlos, vete por favor, ya no te amo, no tenemos nada que hablar…- contesto Cristina- ¿Quién esta contigo, dimelo, es ese bastardo verdad? Cesar que estaba fumando un cigarrillo en la terraza entro en ese momento contestando – si, soy yo, miserable! Dirigiéndose a la puerta para golpearlo, pero Cristina no abrió… Diego estaba herido en su orgullo, ¿entre tus condiciones laborales también esta el meterte a su departamento?-pregunto- Cristina, le puso a Carlos un ultimátum, si no te vas te juro que hablare con tu esposa…y Carlos descaro su rabia gritándole, ¡cuando menciones su nombre, dile; Señora Monique de De la Peña, ella si es una dama…no una..-ni siquiera pudo terminar la frase, Cesar abrió la puerta y casi al mismo tiempo le asesto un puñetazo en la cara, Carlos dio la vuelta y se fue…Cesar abrazo a Cristina, que lloraba sin parar, …a Cesar le lastimaba tanto verla así, le acaricio el rostro y beso sus lagrimas, con ternura, la beso en los ojos, en la frente, …en la boca, …ella disfrutaba sus caricias, pero no olvidaba que tenia un pacto consigo misma, él era su jefe solamente, Cesar, le pidió ella, debes irte!-estarás bien? Si,nos vemos mañana!


Esa noche Cristina no pudo dormir, las palabras crueles de Carlos la habían lastimado profundamente, ahora si, lo sacaba de su vida para siempre! Al día siguiente en la oficina se encontró a Diego en el pasillo, se le había hecho un poco tarde –Buenos días Diego! ¿Le parece que son buenos días? Aparte de veinte minutos de retraso casi acaba usted con el matrimonio de mi hermano Carlos, y ahora…lanza el anzuelo contra Cesar. Cristina lo miro sorprendida  y furiosa…-¿Cómo se atreve usted? Diego, mi vida personal no le interesa! Yo he dejado libre a Carlos, y en cuanto a Cesar él es solo mi jefe! No voy a darle mas explicaciones y no voy a permitirle… -Diego no la dejo terminar- -soy yo el que no va a permitirle que se salga usted con la suya!  Aquí se viene a trabajar y desde ahora estará bajo mis ordenes–la tomo de los brazos y la puso contra la pared, -le he dejado en su escritorio los documentos a revisar! Afirmo  Diego – ella iba a decirle que era un patán, igual que su hermano Carlos, pero no estaba en posición de defenderse; no ahora, necesitaba mas que nunca el empleo, debía resolver cuanto antes y salir de dudas respecto a ‘su problema’. Al día siguiente Por la tarde, Cristina hizo cita con el medico, hacia allá se dirigía cuando Cesar la intercepto a la salida, …con todo respeto te ves preciosa hoy, -gracias contesto ella-, …no sin ruborizarse, tenia los ojos mas  brillantes y un singular encanto, a pesar del desmayo que había tenido esa mañana  y esa palidez de luna, el noto lo diferente que se veía Cris últimamente, aunque sabia perfectamente que nunca la olvido, ahora se desprendía de ella una especial atracción… pensó que seria adecuado ofrecerse a llevarla; después de todo, había tenido un desmayo en la empresa y el consideraba eso como responsabilidad suya, pero Cristina se negó rotundamente, -no gracias eres muy amable, iré sola- agrego sonriendo.


El medico le había confirmado a Cristina su sospecha, presentaba un embarazo de cuatro semanas y media…no podía ser de Carlos,…lo que me faltaba! pensó- apretando los dientes, mientras el medico  prescribía la receta, ella recorrió con la mirada las paredes del consultorio, reparo en una fotografía de un bebe sonriendo, sostenido por su padre, …que desconsuelo! El suyo no tendría uno, pero si tendría una mami y unos dulces y cariñosos abuelos.


Llego  a su departamento mas triste que nunca, porque le sucedía esto a ella?  Y porque ahora! Que secretamente se había hecho ilusiones con Cesar,  pero era solo su jefe y tarde o temprano tendría que saberlo, -creerá que soy una arribista, una oportunista, oh, no! Pensó- poniendo el sobre de los análisis bajo la caja del teléfono.


Al día siguiente llego mas temprano que de costumbre a la oficina, preparo café suficiente para dos, sabia que Diego iba a llegar en diez minutos, y así fue, después del acostumbrado saludo-le sirvió una taza a él y le pidió que lo que iba a decirle era delicado pero no sabia en quien confiar, te escucho dijo Diego, Estoy embarazada… Diego tomo un sorbo a su café, y la miro con compasión, creo que estas en problemas Cristina, cuando Carlos lo sepa…no es de Carlos –contesto ella- de quien es entonces?...de Cesar! Pero que has dicho? Has seducido a Cesar para que se case contigo y cargue con el hijo de mi hermano?-dijo Diego levantando la voz- no te exaltes Diego, por favor, lo que digo es verdad, creeme! No tengo intenciones de decirle a Cesar que va a ser Padre, pero tengo un embarazo de cuatro semanas y media, Carlos y yo hace más de dos meses que ni nos vemos!  Solo quería platicarlo contigo, eres un buen amigo, eso creo, y te pido discreción por favor.


Cristina se pasó todo el día como autómata haciendo sus deberes con la mente en otras cosas, cuando llego a su apartamento se sentía mareada de nuevo, ¿de verdad eso era estar embarazada? Se disponía a darse un baño cuando tocaron el timbre, se asomo por el picaporte, era Cesar, pensó que quizá debían hacer algún viaje de ultima hora o tenían una junta importante, abrió la puerta sorprendida, allí se topo con la sonrisa que había hecho que sus días últimamente fuesen mejor, lo invito a pasar, él se acomodó en un sillón frente a ella, trabajo de ultima hora? –pregunto Cristina- iba a decirle que había ido solo para verla, que no había olvidado la noche que estuvieron juntos, que la extrañaba, que para el ella era importante  pero recordó que  quizá ella seguía amando a Carlos , quizá para Cristina ‘esa noche ‘había sido un error, pasión del momento, y nada mas. …si, bueno hay un pendiente, me había olvidado de decirte que mañana llega un pedido importante y, –en ese momento Cristina se desmayo de nuevo; cuando despertó estaba acostada en la cama y tenia a Cesar a su lado mientras un medico le tomaba la presión, y la temperatura, minutos después el medico le dijo que debía guardar reposo y cuidarse por ella y por él bebe que venia en camino,- Cristina sintió terror, mientras Cesar pagaba los honorarios del medico y los despedía en la puerta. Él se dio la vuelta y camino lentamente, tenia las manos en los bolsillos del pantalón, eso no significaba nada bueno, lo conocía,… va a imaginarse que…! –pensó- bueno, ya lo sabia de hace mucho! –Dijo entre nerviosa y sonriente- se lo diré a Carlos mañana mismo, después de todo es el padre y creo que debe saberlo.  Cesar sintió un vuelco en el corazón, había deseado profundamente que él bebe fuera suyo, por un momento se vio junto a ella disfrutando de una vida juntos, junto a su bebe, tendría los ojos de Cristina, y quizá el pelo oscuro de él, pero sus castillos de arena se habían venido abajo, -Cesar, estoy un poco preocupada por mi trabajo, sé que debí haberlo notificado en la entrevista, pero si quiere despedirme estas en tu derecho -  Cesar extendió una mano hacia Cristina, le acaricio el pelo, la acaricio toda con su mirada, …no te preocupes Cris, tiene todo mi apoyo, tu oficina estará esperándote cuando te recuperes, ahora descansa, quiso besarla pero se contuvo, la beso en la mano y se despidió. Acaso Cesar estaba emocionado? Cristina juraría que escucho su voz quebrándose y una inusual ternura escapando de sus ojos…


Los días se sucedían sin novedad alguna, excepto por uno que otro malestar de Cristina y esos antojos a cualquier hora, en la oficina ya se rumoraba que estaba embarazada, esa tarde Diego                               la invito a comer en casa de sus padres, mi madre pregunta mucho por ti, dice que deberías ir mas seguido a visitarla, se ha sentido un poco sola, ya sabés con los malestares de papa ha debido ausentarse del club y dejar de  visitar a sus amistades como solía hacerlo antes, atiende a papa todo el día, como si fuera un bebe, me pidió que le confirme si vas a ir, Cris había pensado en negarse, pero como iba a hacerlo, le debía tanto a Maggie, siempre se había preocupado verdaderamente por ella, incluso defenderla de Carlos, -si, dile que allí estaré , me vendrá muy bien volver a verla y saludar al Sr del Valle,  tan bien que se han portado conmigo.


Entre abrazos y saludos afectuosos recibieron a Cristina los del Valle, y al entrar ella no esperaba encontrarse allí a Carlos y Monica, -si lo hubiera sabido no estaría allí, pero ahí estaba, con la mirada impertinente de su ex amante, mientras Mónica la miraba con un aire de nobleza que Cris no sabia como iba a soportar.


Cesar miraba a Carlos con furia desde el otro extremo de la mesa, quien se había sentado justo frente a Cris, que no podía probar bocado porque comenzaba a sentir náuseas, si como algo voy a vomitar- pensaba no quiero despertar sospechas- Carlos comenzó su campaña de terror contra ella, oye Cris te noto un poco llenita, comes mucho en tu nuevo empleo? Ella no hizo otra cosa que apurar la copa de agua mineral que tenia en la mano, mientras maggie censuraba el comentario de su hijo, -no , madre lo digo sin ningún afán de burla, muy al contrario ya te hacían falta esos kilitos, estaba demasiado delgada…para mi gusto, lo bueno de esto es que Cesar consiente mucho a sus empleados, Crys intento comer un trozo de pan y sintió ganas de vomitar, discúlpenme por favor dijo dirigiéndose al baño, detrás iba Maggie te sientes mal hija?, te afecto el comentario de Carlos, no le hagas caso ya ves como es!, -no Maggie no se preocupe solo voy al baño.


Maggie volvió a la mesa en ese momento llego el medico, quien llegaba a hacer sus chequeos de rutina al Sr del valle, se queda usted a comer pregunto Maggie? El medico acepto tomando un lugar en la mesa, Crys tardo todo lo que pudo y se dirigía a la mesa cuando el medico la vio –que gusto verla recuperada srita Cristina, dijo el medico asintiendo con la cabeza, -gracias musito apenas, -lo que faltaba- si tan solo hubiera exceptuado el medico la palabra ‘recuperada’ todo habría  ido bien pensó- enseguida Carlos pregunto, -ya se conocen ustedes?


Cristina no había cruzado palabra alguna con Carlos pero en  ese momento era preciso hacerlo…si, ya nos hemos conocido; tuve un resfriado la semana pasada -dijo con la vista puesta en los ojos del indiscreto  medico, -indiscreto? lo quería matar!, sabia acaso ese medico lo que su insensatez iba a acarrearle en el futuro cercano? Bajo la vista concentrada en la comida mientras sentía la mirada de Carlos fulminándola, - él era un astuto abogado, por supuesto que no se iba a tomar en serio el cuento de que estaba resfriada, iba a recordar el desmayo en la fiesta del club y …oh no! Pensó- estoy perdida, los sentidos aguzados de Carlos trabajaban como los ojos de un búho en plena noche, Cris porque bebes agua y no vino? pregunto el- llenando una copa toma dijo pasándola por encima de su plato, Cristina perdió todo control, se puso nerviosa, no sabia que decir, sin pensar alzo la mano para sujetar torpemente la copa que Carlos aun sostenía, y se le derramo sobre el vestido…esta historia continua.


  

Maggie se apresuró a secarle el vestido con servilletas, mientras que Crystina se disculpaba nerviosamente, será mejor que me retire no me siento bien, discúlpenme por favor- , Cristina llego como pudo hasta su auto sintiendo que el aire le faltaba, detrás iba  Cesar que intentaba alcanzarla pero ella no quería permanecer ahí ni un segundo mas, y enfilo hacia su departamento, mientras Carlos se preguntaba una y otra vez si lo que sospechaba era una realidad, Crys estaría embarazada de el? De solo pensarlo se inquietaba, porque a decir verdad se había pasado un tiempo muy divertido a su lado, pero no la amaba, y aquello venia a complicar su tranquila vida familiar al lado de su esposa Monique, que iba a pasar si ella se enteraba?  Por la noche, Carlos aparco su auto cerca de donde Crys vivía, y en minutos llamaba a la puerta,  ella pensó que seria la pizza que había ordenado hacia unos minutos, y abrió la puerta, Carlos entro como si fuera su casa, -voy a ir al grano, crystina, y espero que me contestes con la verdad, estas embarazada? –ella iba a decirle que se fuera, pero no le dio tiempo,  Carlos se enredaba en su propio monologo,- porque si es así, quiero decirte que tienes un grave problema, entiendes?- te propongo llevarte a un medico que conozco para hacerte un legrado y ya esta!  -Crystina estaba desencajada, como podía ese cerdo siquiera pensar en quitarle la vida al que creía su hijo?, ella se alegró de que él bebe que esperaba fuera de Cesar, el hombre al que nunca olvido.  Crystina abrió la puerta, quiero que te vayas Carlos! y no voy a darte ninguna explicación, mi hijo es mio y de nadie mas! Él se fue mucho mas tranquilo de lo que había llegado, si Crystina quería al bebe para ella sola era seguro que él no tendría problemas.  Pasaron varias semanas en las que ni Crystina ni Cesar se hablaron, todos los días en la oficina eran rutinarios, él pensaba que ella aun amaba a Carlos, sobre todo por lo nerviosa que se había puesto aquel día que derramo la copa de vino sobre el vestido;  y ella pensaba que para Cesar era únicamente una empleada, debía de ser un fastidio ser condescendiente con ella, pero seguramente que él lo hacia solo por el aprecio que Maggie le tenia,  lo cierto era que ninguno de los dos dormía, pensando el uno en el otro. Un día Diego se acercó a Crystina y le dijo que Cesar quería hablar con ella, la esperaría en el muelle esa tarde,  cuando Crystina llego a la costa le pareció extraño que la cabaña estuviese sin turistas  y el muelle completamente solo,  Cesar había ordenado Cerrar al turismo esa parte del club esa tarde- Crystina se quito las sandalias y camino insegura sobre el muelle hasta llegar a la altura donde la cabaña se encontraba,  allí estaba El, recortada su varonil figura por el sol de media tarde, no me vas a decir porque te fuiste el día de la comida en casa de Diego? Es acaso que Carlos te puso tan nerviosa? Pregunto Cesar- …no puedes hablar en serio, Cesar, -dijo ella,- después de como me ha tratado piensas que todavía siento algo por el?  …y porque no Cristina? El amor no se termina de la noche al amanecer, después de todo vas a tener un bebe de el …  -quizá nunca lo ame, -agrego ella- quizá me arroje a sus brazos porque intentaba olvidar a otro,  quizá fue aquel amor de juventud el que me hizo soñar y sentir de verdad, pero ese amor con el tiempo y la distancia, me olvido!

-estas segura? Pregunto Cesar- como podría no estarlo! -dijo ella con tristeza- nunca, ni una llamada, ni una carta, nada… hasta que la insistencia y las buenas atenciones de Carlos me hicieron vulnerable…, Cesar la tomo de los hombros y le alzo la barbilla obligándola a mirarlo, Crys yo te amo!

 Solo quiero que sepas que te amo!, -grito desesperado- se que te cuesta creerlo pero siempre te he amado, siempre!  Yo pensé que tu y Carlos se amaban, el mismo me lo dijo en una llamada y cuando supe que estaban juntos me moleste muchísimo y  decidí no regresar, decidí que te olvidaría pero de eso nada! Aquí me tienes Crystina, dime por favor, que podemos amarnos ahora! Ella miraba el piso transparente del muelle, viendo a los peces de colores y las algas marinas mecerse debajo de sus pies, de pronto quería ser una de ellas y camuflajearse entre la naturaleza y no sentir…no saber…pero estaba allí , era un ser humano vivo y racional, que difícil era volver a creer, y cuan difícil no dejarse llevar! -De pronto, Como si la corriente marina que fluctuaba bajo el pesado cristal le enviara un mensaje, debajo de un pequeño arrecife salieron dos peces de brillantes colores azules con tonos naranja, y uno besaba la boca del otro, de pronto lo supo,  de nada servía luchar contra lo que sentía, lo amaba y estaba allí con ella, …yo…yo también te amo Cesar! –dijo tímidamente- y el bebe que espero no es de Carlos…es tuyo!,  El la abrazo y la beso suavemente, y ella se dejo llevar, igual que el vaivén de las olas que chocaban contra el muelle…

F i n




















No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.